Hace casi 30 años decidí ser independiente en la vida (la verdad que no sé si fue decisión mía) y realmente solo han habido tres propuestas de trabajo que lograron tentarme, moverme el piso o al menos ponerme a pensar.

Ayer recibí una inusual llamada. Una persona conocida, a quien admiro y no veo hace varios años, me llamó para preguntarme si estaba interesado en ser candidato para ocupar la decanatura de Administración de Empresas de una muy prestigiosa Universidad.

Siempre he tenido un entusiasmo marcado por la educación y la vida académica y, después de trabajar en la Universidad de los Andes por casi ocho años, desde 1995 salvo algunas breves excepciones, he visitado las universidades en el mejor de los roles: como estudiante.

De esa época me quedaron momentos maravillosos de mi vida, incontables aprendizajes, satisfacciones memorables, huellas indelebles, gratitud (como me recordaba un colega hace pocas semanas, la memoria del corazón), pero también grandes frustraciones; confieso que aún tengo pesadillas con algunas de ellas.

Si bien mi momento de vida no me permite aceptar esta honrosa nominación, anoche me desperté pensando qué haría si pudiera hoy aceptarla y ser el elegido. Formar excelentes líderes y emprendedores es vital para contribuir con el desarrollo de un país.

Acá van mis trasnochadas reflexiones…

  • Para ser un excelente profesor, se requiere más que tener un doctorado, SER un MAESTRO. Las habilidades de facilitación para enamorar a los seres humanos del proceso de descubrir, crear, aprender no se aprenden en los salones de clase. Hay muchos profesores, pero pocos maestros; los últimos dejan huella, los primeros si al caso cicatrices.
  • Las escuelas de negocios deben reflejar, si no marcar la pauta, de lo que pasa en las organizaciones, ir adelante no atrás. El modelo de Tiimiakatemia (Team Academy), es lo más cercano que he conocido.
  • Enseñar por áreas funcionales cuando hablamos de nuevas arquitecturas organizacionales que promueven el trabajo colaborativo y el pensamiento sistémico es una equivocación. Qué bueno que el maestro en finanzas hablara de Cultura Organizacional y que el de Desarrollo Organizacional de modelos de Generación de Valor; que el de mercadeo sepa de transformación digital y el de tecnología de experiencia de cliente, etc. Qué bueno poder entender el impacto en los resultados de un proceso de alineación de Cultura Organizacional o poder discutir sobre la relación del posicionamiento de la marca con la capacidad de atraer y mantener talento…
  • Los salones donde se “dictan clases”, deben transformarse en espacios de aprendizaje. Del dueño del conocimiento que lo traslada los alumnos (significa sin luz), debemos pasar a espacios de pensamiento, debate, co-creación, curiosidad, desarrollo personal y profesional. Igual que se mide Cultura, Engagement y Liderazgo en las organizaciones, debería hacerse en los “salones de clase”, al fin y al cabo, los “profesores” deben hacerse cargo de liderar el proceso de aprendizaje. Los verdaderos líderes se reconocen; recuerdo algunos Maestros que me enamoraron de lo que pretendían enseñar y otros, de cuyo nombre no quiero acordarme, que lograron que olvidara, y rápido, lo que trataron de que yo aprendiera…
  • Los temas asociados a la administración y el liderazgo, se aprenden más en el terreno que en los libros. Sin descartar el valor de los textos, no se aprende a liderar citando autores de liderazgo ni a analizar un balance financiero siguiendo alguna metodología específica. A lo largo de toda la carrera (nunca he sabido por qué se le dice así), debe haber mayor conexión con el mundo real. Modelos como el alemán y algunos países escandinavos, promueven la conexión con las organizaciones desde momentos más tempranos del programa de estudio.
  • El aprendizaje debe ser más lo que se conoce como “blended learning”. Un proceso de formación en el desarrollo de alguna habilidad, debería combinar más de 4 o 5 metodologías diferentes. Adquirir conocimientos es la parte fácil del proceso, desarrollar habilidades es más complejo y transformar actitudes o educar en valores es un arte.

Te invito a conocer nuestra firma de consultoría aliada, donde desarrollamos estas metodologías en conjunto con grandes empresas de todos los sectores: Liderazgo y transformación

  • Centrar la formación en el conocimiento es a mi juicio un error. Los típicos exámenes para ver si estudiante puede “repetir” lo que otros dijeron es una pérdida de tiempo. Debemos desarrollar la habilidad de pensar y centrarnos más en las actitudes y los valores; lo demás dejémoslo a la tecnología, los buscadores de información y los algoritmos. En la nueva sociedad, marcada por la revolución 4.0, desarrollar las habilidades mal llamadas “blandas” es más importante que poder calcular un Tasa Interna de Retorno (esto lo hacía muy bien mi Hewlett Packard 12C).
  • Se debe proponer el trabajo colaborativo, con un esquema claro de consecuencias para hacer algo con los zanguangos (una de mis palabras favoritas del castellano). En vez de incentivar la competencia, se debe incentivar la colaboración. En mis últimos dos años que practiqué la docencia, el primer día les pedía a los estudiantes que se pusieran su nota del semestre, que me escribieran que iban a hacer para merecerla y como yo podía apoyarlos para lograrla. Nunca hice exámenes de los tradicionales y siempre incentivé la colaboración en vez de la típica nota individual, insisto, identificando y educando a los “recostados”. Nunca en mi vida tuve estudiantes tan comprometidos ni recibí trabajos tan espectaculares. Quise ser un verdadero coach para ellos.

Hablando de coaching, te invito a realizar nuestra certificación en coaching y retroalimentación completamente gratis.

  • Un maestro en temas de Administración debe leer y ver videos de Benjamin Zander (Liderazgo el Arte de la Posibilidad), maravilloso músico, maestro y líder. Es la docencia desde el amor, el compromiso, el sentido y la búsqueda permanente de inspirar para que cada ser humano sea la mejor versión de sí mismo y logre más de lo que cree que es capaz de lograr.
  • Los sistemas de ranking internacionales pueden medir cosas como número o impacto de investigaciones, nivel educativo de su planta académica, calidad de las instalaciones o pruebas de saber, pero difícilmente pueden medir que tan buenos seres humanos forman. Y esto no se logra con una cátedra de ética, esto está demostrado, se logra con todas las experiencias que el estudiante vive en su proceso de formación y los maestros son la materia prima vital en ese proceso.
  • Hoy existen profesiones que no imaginábamos (científicos de datos, curadores de información, por citar algunas) es común que una persona joven quiera se chef o “youtuber”; conozco muchachos muy exitosos programando juegos y otros que se ganan la vida como instructores de kite surfing o buceo. Pero todos ellos en algún momento tienen o hacen parte de una organización. A mi juicio se debe promover con más determinación el emprendimiento.
  • Los temas de sostenibilidad deben ser transversales en la formación en las escuelas de negocios. Sin importar la temática, deben estar siempre presente. No es una “materia” aparte, es algo que debe hacer parte de todos los espacios donde se pretende educar. Comparto todos los principios de Raj Sisodia y su Capitalismo Consciente (en mi opinión un libro de lectura obligatoria), comenzando por aquel que reconoce al capitalismo como el invento más importante de la humanidad.

Adicionalmente te invito a leer mi libro organizaciones coherentes, ¡Ya vamos para la cuarta edición!

  • En esta nueva sociedad, temas de inclusión, diversidad, equidad de género cobran especial relevancia, al igual que todo lo asociado con inversión o emprendimiento social. Es absolutamente relevante anticipar tendencias para formar los líderes que van a tomar las riendas del nuevo mundo.
  • Aunque no sean mi predilección, las habilidades digitales hoy en día son fundamentales en cualquier profesión. Estar aislado de estas tendencias es apartarse de este mundo. Este otro de esos temas que debe ser transversal en todo el pensum.

Abriendo un paréntesis en este tema, te quiero invitar a conocer nuestras nuevas certificaciones virtuales

  • Finalmente, hay temas que son fundamentales en la formación en las ciencias y artes de la administración. Gestión de Personas y Cultura, pensamiento global (incentivar los intercambios y aprendizaje de idiomas), Innovación, transformación digital, manejo de datos, gestión en un mundo de incertidumbres y cambios y foco en cliente, para citar algunos, que deben hacer parte del pensum de esta maravillosa profesión.

Bueno, si Usted llegó hasta acá, es que le tema de interesó… y si es así, le invitó a enriquecer esta discusión. ¿Cómo deben orientarse las Escuelas de Negocios en Colombia y en él mundo? Bienvenidos todos sus aportes.

Summary
¿Cómo formar en las escuelas de negocios?
Article Name
¿Cómo formar en las escuelas de negocios?
Description
Te invitamos a leer las reflexiones y pensamientos de Ricardo Matamala Señor acerca de las formación en las escuelas de negocios del mundo.
Author
Publisher Name
OCC Solutions
Publisher Logo
Escribir a OCC Solutions