Por muchos años se tenía la convicción que las personas más capacitadas para ser líderes dentro de las organizaciones eran aquellas que tuvieran el coeficiente intelectual más alto o las mayores destrezas técnicas. Sin duda estas dos características son importantes al momento de liderar, pero para ser un líder efectivo debes contar con algo fundamental, una alta inteligencia emocional.

Una persona puede tener las mejores calificaciones en la universidad y tener una gran formación técnica, y aun así ser incapaz de dirigir un equipo hacer la consecución de sus objetivos.

La inteligencia emocional se define como la capacidad para identificar, comprender y controlar las emociones de forma correcta, con el fin de facilitar las relaciones con los demás, el logro de las metas y la superación de obstáculos.

La inteligencia emocional está pensada para ser la fuerza conductora del liderazgo dentro de las organizaciones y es definitivamente importante no solo dentro de las cultura de las organizaciones sino también para te desarrollo profesional en general.

Tener inteligencia emocional te ayuda a ser más agradable, a tener mejor manejo en las negociaciones. Podrás trabajar bajo presión y realmente serás capaz de manejarte mejor a ti mismo y a los demás.

La mayoría de los lideres operaran en situaciones retadoras, siempre están gestionando y tomando decisiones en ambientes de alta presión. Estas situaciones son mucho más fácil de manejar si tienes una alta inteligencia emocional. Además, los líderes con alta inteligencia emocional retienen al talento y empoderan a su equipo de trabajo mucho más. Es decir, contrata lideres con alta inteligencia emocional y tus trabajadores estarán motivados.

Si después de leer esto haces una autoevaluación y no encuentras rasgos de estas cualidades hay una buena noticia: estas habilidades se pueden aprender y cultivar en las personas y en las organizaciones.

¿Cómo saber si alguien tiene alta inteligencia emocional?

¿Cómo reconocerla en uno mismo?

Según Daniel Goleman, psicólogo estadounidense referente en IE, existen cinco elementos principales de la inteligencia emocional en el liderazgo:

• Autoconciencia.

• Autocontrol.

• Motivación.

• Empatía.

• Las habilidades sociales.

Autoconciencia

El primer componente de la inteligencia emocional es la capacidad de conocerse a sí mismo. La autoconciencia consiste en desarrollar un profundo conocimiento de nuestras emociones, fortalezas y debilidades, motivaciones y necesidades. Las personas con fuerte autoconciencia se reconocen porque no son demasiado críticas consigo mismo pero a su vez tampoco se hacen esperanzas irreales. En conclusión; son honestas consigo mismo y con los demás.

Las personas con un alto grado de autoconciencia reconocen cómo sus emociones afectan a sí mismos, a las personas que las rodean y a su propio desempeño en el trabajo.

La autoconciencia abarca el entendimiento que cada persona tiene de sus valores y metas. Una persona autoconsciente sabe hacia dónde va y cual es su propósito, es por esto que buscan ofertas de trabajo que estén acorde con estos valores y los impulsen a lograr sus objetivos.

Una persona con baja autoconciencia está dispuesta a tomar decisiones que atenten contra sus valores. Debido a esto encontramos tantas personas que no son felices en su trabajo y solo esperan fin de mes para cobrar su cheque.

Desarrollar esta capacidad es muy importante para los líderes, porque los líderes necesitan tener buenas habilidades como personas, ellos necesitan ser capaz de sintonizar dentro de las mentes y emociones de otras personas y entender como están pensando y sus sentimientos.

Autocontrol

¿Por qué es tan importante el autocontrol para los líderes?

Primero, los líderes que son capaces de controlar sus emociones e impulsos son mucho más razonables y capaces de generar confianza en su equipo. El autocontrol del líder conduce a un ambiente ameno dentro de las organizaciones, donde las peleas internas y los egos se reducen y la productividad aumenta. En estos ambientes se premia y se exalta a las personas con talento y los trabajadores no tienen miedo de exponer sus ideas, porque saben que del otro lado está un líder sereno.

Menos mal humor en los altos directivos significa aún menos mal humor en toda la organización.

Segundo, el autocontrol afecta directamente a la competitividad.

Es de conocimiento general que en la actualidad los negocios están llenos de incertidumbre. Las empresas se crean y mueren a un ritmo vertiginoso. Quienes logran dominar sus emociones puede manejar los cambios y sobrevivir.

Motivación al logro

Si hay una cualidad casi que por defecto de todos los líderes tienen es la motivación.

Los líderes están impulsados a conseguir objetivos por encima de cualquier tropiezo que puede haber en el camino. Tienen incorporada la palabra logro en su cerebro.

Muchas personas tienen como motivación un salario alto o el reconocimiento que puede tener un cargo dentro de una empresa prestigiosa. A diferencia de los lideres innatos, quienes encuentran la motivación dentro de sí mismo y en su propósito.

Resulta casi obvio comprender porque la motivación al logro traduce un fuerte liderazgo. Un líder que se encuentre motivado y sea capaz de transmitir ese estado mental al resto de su equipo encontrará una organización empoderada y orientada a la consecución de las metas. El optimismo y el compromiso organizacional son fundamentales para el liderazgo.

Empatía

En cuestiones de liderazgo, la empatía no significa adoptar las emociones de otros como propias y tratar de complacer a todos. Eso sería prácticamente un suicidio. Empatía significa tener en cuenta los sentimientos y emociones de los empleados, en conjunto con otros factores, al momento de tomar decisiones inteligentes.

El desarrollo de la empatía es fundamental en el liderazgo por varias razones: la creciente tendencia de trabajar en equipo, la globalización y la necesidad de retener el talento.

El líder debe ser capaz de percibir y comprender los puntos de vista de cada uno de los miembros de su equipo de trabajo.

Además, la empatía ayuda a entender y estar abierto a las diferencias étnicas y culturales que ha traído consigo la globalización en el mundo de los negocios.

Finalmente, la empatía juega un papel clave en la retención del talento. Cuando los buenos trabajadores se van, se llevan el conocimiento de la compañía y en algunos casos los clientes, con ellas.

Habilidades sociales

La personas sociables tienden a cultivar un amplio circulo de conocidos y tienen el don de despertar simpatía. Estas personas tienen claro que pueden hacer las cosas mejor relacionándose con las personas adecuadas y que nada importante se puede hacer solo.

Las habilidades sociales se perciben dentro del ambiente laboral de muchas formas. Por ejemplo, las personas con habilidades sociales se les facilitan el manejo de equipos de trabajo; además son expertas en persuasión y en ventas.

Sería una mentira afirmar que el coeficiente intelectual y las habilidades técnicas no son importantes para ejercer liderazgo. Pero el eslabón principal es la inteligencia emocional. Ahora sabemos que, para que el desempeño sea superior, los líderes deben ser fuertes emocionalmente.

En conclusión, es afortunado que la inteligencia emocional pueda aprenderse. Este proceso no es fácil. Más que tiempo se necesita compromiso, pero sin duda las ventajas de desarrollar una buena inteligencia emocional, tanto en un ámbito personal como para la organizacional, hacen que valga la pena el esfuerzo.

Conoce nuestro nuevo curso en linea sobre desarrollo del liderazgo:

 

No te pierdas ninguna publicación

Inscribete a nuestro blog y recibe nuevas publicaciones directamente en tu email.

Únete a una conversación, te invitamos a compartir este artículo.

Summary
Importancia de la inteligencia emocional en el liderazgo
Article Name
Importancia de la inteligencia emocional en el liderazgo
Description
Importancia de la inteligencia emocional para el desarrollo del liderazgo dentro de las empresas.
Author
Publisher Name
OCC Solutions
Publisher Logo
Escribir a OCC Solutions